SJDIARIO

Diario Digital de San Juan

Se conoció como el líder de Los Monos planeaba ataques desde la cárcel

 

“No usarán más teléfonos como armas”. Con esta frase, Patricia Bullrich anunció un fallo inédito de la Justicia Federal en el que se le prohíbe el uso del teléfono público a Ariel Máximo “Guille” Cantero, el líder de una de las bandas narcos más temidas del país: Los Monos.

La decisión se dio después de que se descubriera que Cantero había desplegado diferentes maniobras, algunas por demás insólitas, para seguir hablando con sus socios desde adentro del penal de Marcos Paz. De ahora en más, podrá hablar solo con su abogado.

Fue a pedido de la Fiscalía Federal de Primera Instancia N°1 de Morón y de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), a cargo de los fiscales Sebastián Basso y Diego Iglesias, quienes hicieron un recuento de los episodios que detectaron dentro del pabellón donde está detenido “Guille”.

La medida fue avalada por el juez federal en lo Criminal Correccional de Morón N°2, Jorge Rodríguez, quien además de prohibirle el uso del teléfono, limitó las visitas higiénicas que tenía con Jorge Ramírez, alías “Benego”, un hombre que se hizo pasar por su pareja, y con Soledad “La gorda” Galarza.

Encuentros íntimos, cambio de género y triangulaciones: las insólitas maniobras de “Guille” Cantero
Como “Guille” Cantero tenía limitadas las conversaciones desde el penal, se las ingenió para continuar con los ataques orquestados intramuros. En la última estrategia, fingió cambiar su orientación sexual y dijo que era bisexual.

“Me dijeron que no puede ingresar más nadie, ni amigos, ni parientes. Familiar directo, nada más. Lo que voy a hacer es decirle al jefe de visita que yo doy de baja el vínculo que tengo con Vanesa Barrios y que soy bisexual”, le dijo a Galarza, que resultó ser una de sus socias, en un llamado que tuvo en febrero pasado.

About Author